Una espalda bien estructurada se sostiene firme gracias a la columna vertebral y, a la vez, es muy flexible y se mueve fácilmente.

El buen tono de los músculos abdominales es fundamental para mantener de manera correcta la acción mecánica del tronco y la espalda.

Los discos intervertebrales permiten articular la columna de forma estable a la vez que móvil. El eje vertebral se halla protegido por ligamentos y músculos.

¿Qué es el dolor de espalda?

  • Es una de las causas más frecuentes de consulta; se manifiesta, especialmente, en la parte inferior de la columna vertebral.
  • La mayoría de ocasiones se alivia por sí sólo; especialmente cuando está relacionado con una vida sedentaria y malas posturas de la espalda.
  • La mayoría de veces no es grave y suele mejorar cambiando a un estilo de vida equilibrado y activo para mantener un tono muscular adecuado y prevenir las posiciones anormales.
  • Intensidad: es variable desde leve y constante hasta intenso y agudo que puede acompañarse de espasmo doloroso repentino que dificulta el movimiento.
  • Inicio del dolor: puede comenzar rápidamente cuando se levanta pesos excesivos o empeorar con el tiempo.
  • Localización del dolor: parte baja, media o alta de la espalda (el más común es el de la parte baja).
  • El dolor en la parte superior no es un trastorno vertebral muy frecuente, aunque puede causar molestias y dolor significativo.
  • Según la duración del dolor puede ser:
    • Agudo (ocurre repentinamente y dura menos de 6 semanas).
    • Crónico (dura más de 3 meses y es menos frecuente que el agudo).

Causas del dolor de espalda.

Son numerosas:

  • Espasmo muscular (músculos muy tensos).
  • Actividades cotidianas en el hogar y en el trabajo que pueden manifestarse:
    • Repentinamente (al hacer un giro anormal de la espalda) o,
    • Paulatinamente (conforme pasa el tiempo, como resultado de estar sentado o de pie en una posición incorrecta).
  • Las actividades domésticas pueden incluir:
    •  Agacharse de forma incorrecta.
    • Levantar, cargar o empujar pesos de manera incorrecta.
    • Encorvarse en las sillas.
    • Permanecer de pie o agacharse durante largos períodos.
    • Realizar contorsiones.
    • Estirarse excesivamente.
    • Sentarse o conducir durante largos períodos sin tomar un descanso.
  • Daño degenerativo de las articulaciones (artrosis).
  • Irregularidades o anomalías esqueléticas (ejemplo: curvatura anormal de la columna vertebral –escoliosis–, embarazo –porque añade un peso adicional y postura incorrecta del cuerpo–).
  • Hernia de disco intervertebral.
  • Ruptura de disco intervertebral.
  • Fractura de vértebras.
  • Ciática. Se origina en la parte inferior de la espalda, puede sentir que el dolor reflejo se mueve hacia el glúteo y a la parte posterior de la pierna.
  • La mayoría de dolores de espalda son producidos por irritación muscular o mala función de las articulaciones.
  • La irritación muscular puede deberse a falta de fuerza, lesiones por uso excesivo (movimientos repetitivos), lesiones deportivas o accidentes, que provocan dolor causado por inflamación de los músculos de la espalda.

¿Cómo puede manifestarse un dolor de espalda?

  • Cuando se hace difícil realizar algunas actividades diarias.
  • Algunos movimientos son difíciles de realizar (por ejemplo: subir escaleras, levantar objetos pesados o incluso aquellos que usted los levantaba con facilidad).
  • Entumecimiento o sensación de hormigueo mientras se mueve o permanece quieto.
  • Dolor en la zona lumbar (parte baja de la espalda).
  • Dolor en las piernas.
  • Flexibilidad limitada de la espalda.
  • Sensación de hormigueo.
  • Sensación de dolor sea “sordo” (como que fuera lejano) o agudo.
  • Según la causa: también puede sentir dolor en la pierna, cadera o parte inferior del pie y, a veces, se acompaña de debilidad de las piernas y los pies.

¿Cómo prevenir el dolor de espalda?

  • Descanso:
    • En cama por un tiempo suficiente.
    • Una buena posición para dormir suele ser acostado de lado con las piernas ligeramente flexionadas. Usualmente es la que adopta espontáneamente la mayoría de personas.
    • Si duerme boca arriba, se aconseja colocar una almohada debajo de las rodillas para que las piernas se flexionen ligeramente, lo cual relaja las raíces nerviosas.
  • Ejercicio físico:
    • Guiarse mediante tablas de gimnasia para la espalda.
    • Caminar a paso moderado.
    • Nadar o realizar ejercicios abdominales.
  • Cuando requiera levantar pesos:
    • Ponerse en cuclillas y luego de levantarlos extender las piernas manteniendo la espalda vertical.
    • Sujetar los objetos pegados al cuerpo.
    • No levantar objetos de peso excesivo ni por encima de los hombros.
  • Cuando necesita caminar llevando carga:
    • El peso no debe ser excesivo, y lo debe repartir equitativamente entre ambos lados del cuerpo.
  • Uso de zapatos:
    • Deben ser cómodos y de taco bajo.
  • Cómo caminar:
    • Erguido y con la cabeza levantada.
  • Evitar el sobrepeso corporal y la obesidad:
    • Porque aumentan la carga sobre la espalda y debilitan los músculos.
  • Dieta:
    • Variada, equilibrada y de moderada cantidad.
  • Evitar tensión y estrés:
    • Actitud positiva, optimista y realista.

¿Cómo aliviar el dolor de espalda?

  • Aplicar calor o hielo en la zona afectada, según la necesidad.
  • Realizar ejercicio ligero, como caminar.
  • Aprender técnicas de alivio del dolor.
  • Si fuere necesario, tomar algún medicamento que alivie el dolor.
  • Si nota que lo requiere, acuda a consultar con el médico.

¿Qué medicamento podría usar?

  • Analgésicos de venta libre y sólo en las fases agudas del dolor; no en los dolores crónicos.
  • Puede aplicar FINALÍN MUSCULAR EMULGEL en la zona afectada (siempre que la piel esté íntegra, sin fisuras ni lastimada). El Emulgel contiene diclofenaco que es un medicamento útil para aliviar la inflamación y el dolor.

En los adultos y niños mayores de 12 años se recomienda:

  • Una aplicación 3 a 4 veces al día sobre el área afectada, efectuando un masaje suave hasta humectar adecuadamente y el medicamento sea absorbido totalmente.
  • El FINALÍN MUSCULAR en tabletas que contienen naproxeno 275 mg y paracetamol 300 mg, le ayuda a tratar la inflamación y aliviar el dolor. La dosis aprobada para tomar sin receta médica es de 1 tableta cada 12 horas.
  • En general, FINALÍN MUSCULAR desinflama y alivia el dolor de:
    • Músculos, tendones, articulaciones y espalda.
    • Esguinces, distensiones, desgarros, golpes, etcétera.
    • Lesiones por atletismo, fútbol, básquet, vóley, ciclismo y otras actividades físicas.
  1. FINALÍN MUSCULAR en tabletas recubiertas contiene componentes que se disuelven fácilmente logrando rápido alivio del dolor.
  2. FINALÍN MUSCULAR contiene paracetamol y naproxeno que son 2 medicamentos recomendados por la OMS como “1er. escalón de analgesia”.
  3. FINALÍN MUSCULAR ejerce doble acción porque contiene un analgésico y un antiinflamatorio que juntos potencian el efecto deseado.
  4. Las tabletas recubiertas de FINALÍN MUSCULAR tienen la dosis necesaria para aliviar el dolor.
  5. Su administración cada 12 horas facilita el cumplimiento del tratamiento y mantiene el alivio de los síntomas.
  6. La posibilidad de daño del estómago es menor porque FINALÍN MUSCULAR se fabrica en tabletas recubiertas.
  7. El precio de FINALÍN MUSCULAR asegura que los pacientes lo adquieran.
  8. FINALÍN MUSCULAR es un medicamento de venta libre.

¿Cuándo acudir a su médico de confianza?

  • Si no siente mejoría del dolor, para que el médico realice el tratamiento adecuado -según la causa- y evalúe si requiere otro tipo de tratamiento.
  • Cuando el dolor dura más de 2 semanas sin alivio a pesar del descanso, es el primero que sufre y usted no logra darse cuenta de la causa.
  • Cuando los analgésicos no logran aliviarlo y, aunque los use, el dolor empeora claramente.
  • Si aparecen signos de alteraciones del sistema nervioso: falta de fuerza en una de las piernas, disminución de la sensibilidad en la piel, inestabilidad al caminar, retención o escape de orina, etcétera.
  • Si hay fiebre, alteraciones en cualquier otro órgano del cuerpo, o se acompaña de dolor persistente en otra zona del cuerpo distinta de la espalda.
  • Si ha perdido peso en las últimas semanas.
  • Si el dolor empeora notablemente durante la noche, mientras que mejora ligeramente al hacer ejercicio.

Esperamos que hayas entendido un poco más el porqué se pueden presentar los dolores de espalda y cómo puedes aliviarlos.

Recuerda seguirnos en nuestras redes sociales para que puedas conocer más consejos o contenido.