Cómo aliviar la fiebre de un niño:

Cuando nuestros hijos tienen fiebre es motivo de gran preocupación. Sin embargo, si tu hijo es sano, la fiebre no debe ser motivo de extrema preocupación.

¿Cuándo debes acudir al doctor?

Si la fiebre se prolonga más de un par de días, tienes que ver enseguida a un pediatra. Sobre todo si vives en zonas donde la aparición del dengue es común.

Te contamos un par de secretos que pueden ayudarte a bajar la fiebre de tu hijo:

  1. Baño de tina:

Un baño relajante en una tina con agua tibia es muy bueno para bajar la fiebre. No utilices agua fría, si lo haces tu hijo comenzará a temblar y su temperatura corporal en vez de descender, se elevará.

  1. Vestimenta ligera

Debes permitir que su piel, el órgano más grande de nuestro cuerpo, pueda transpirar. Así que retira las ropas pesadas para que pueda perder calor más fácilmente por su piel. Ahora bien, si tu hijo comienza a temblar, dale una manta ligera.

  1. Hidratación

Tan pronto se presenta la fiebre debes tener pendiente de que debes incrementar la ingesta de líquidos de inmediato. Los pediatras sugieren el uso de suero oral, pero casi a ningún niño le gusta, por lo que no debes descuidarte y mantén a tu hijo hidratado para evitar que se deshidrate. El agua de coco es una excelente opción como suero de hidratación oral.

  1. Paños fríos:

Este es un clásico: empapa un paño con agua fría, escúrrelo y luego ponlo en la frente y panzita de tu hijo mientras él descansa.

  1. Ventilación

Utiliza un ventilador a baja velocidad, pero no con el propósito de que tu hijo se enfríe, sino para que el aire circule en la habitación en vez de soplar directamente sobre él.

Puedes ayudarlo también con una Finalín Niños, su rico sabor a cereza ayuda a que los niños la tomen sin problema.

Recuerda seguirnos en nuestras redes sociales para que puedas conocer más consejos o contenido.