La intensidad del dolor de muelas no admite posponer ni dudar; es una emergencia odontológica: la mayoría de ocasiones obliga a buscar atención de urgencia en el transcurso de las primeras 24 horas.

El dolor dental aparece cuando se inflama la parte central del diente (pulpa dentaria) que es extremadamente sensible, lo cual puede ocurrir por varias causas. El diente que está ocasionando el dolor suele ser sensible a los cambios de temperatura, por lo cual se debe evitar ingerir alimentos muy calientes o fríos, y evitar que ingrese aire frío en la boca al hablar o respirar por la boca. La mejor forma de proceder es consultar con el odontólogo para identificar la causa e iniciar el tratamiento más adecuado; no obstante, mientras se espera la consulta, algunos recursos pueden contribuir a aliviar el dolor:

  • Pasar el hilo dental y cepillar los dientes:
    • Pasar el hilo dental es importante para retirar los restos de alimento que han quedado atrapados entre los dientes y pueden generar inflamación y dolor de la región afectada. Deslizar el hilo hacia delante y hacia atrás, de forma perpendicular a los dientes, para arrastrar hacia fuera cualquier resto de comida.
    • Después de pasar el hilo, cepillar los dientes cuidadosamente evitando ejercer mucha presión en la región adolorida.
    • Asegurarse de pasar el hilo entre las encías de cada diente.
  • Enjuagar la boca con agua tibia y sal:
    • Es útil para mejorar la limpieza de la boca, eliminar bacterias y ayudar a tratar una posible infección.
    • Diluir 1 cucharadita de sal en 1 vaso de agua tibia y enjuagar la boca durante 30 segundos, 1 vez por hora, teniendo cuidado de no tragar el agua.
    • Cuando la sal se disuelve, enjuagar y hacer gárgaras con esta solución, asegurándose de que llegue a la zona afectada.
    • Repetir el procedimiento varias veces al día, hasta que desaparezca el dolor.
  • Colocar una bolsa de hielo:
    • El frío disminuye la inflamación y alivia el dolor más rápidamente; por tanto, aplicar una bolsa de hielo sobre la mejilla a la altura de la muela cerca de la región adolorida.
    • Hay que tener la precaución de no quemar la piel con el hielo; por este motivo debe cubrir el hielo con un paño delgado o con papel de cocina.
    • El hielo debe permanecer en el sitio durante 15 minutos.
    • Repetir la aplicación 3 veces al día.
    • En cambio, en los casos de pulpitis, el dolor se calma con temperatura cálida; por esto, antes de acudir al odontólogo, aplicar una compresa caliente.

¿Cuáles son las causas del dolor dental?

Es indispensable, antes de aplicar cualquier tratamiento que alivie el dolor, identificar su causa, el diente que está afectado, verificar si la región está inflamada y si hay pus, para proceder al tratamiento odontológico específico. Entre las causas de dolor dental cabe mencionar las siguientes:

  • Caries: en la mayoría de ocasiones son las causantes, en adultos y en niños (porque las bacterias que habitan en la boca aumentan con los azúcares y almidones de los alimentos y forman una placa que se adhiere a la superficie dental. Los ácidos de estas bacterias perforan el esmalte del diente y produce la caries).
  • Restos de alimentos acumulados entre los dientes: especialmente cuando hay espacios que quedan entre ellos. Esto aumenta el dolor de las caries o el de la inflamación de la encía (gingivitis).
  • Golpes en la boca: pueden provocar fracturas o pequeñas fisuras en el diente o en la raíz, que no son visibles a simple vista pero causan dolor, principalmente al masticar o cuando entra en contacto con alimentos calientes o fríos.
  • Inflamación o infección: de la raíz de un diente o de las encías.
  • Abscesos.
  • Erupción de una muela del juicio.
  • Infección de los senos paranasales (sinusitis) que puede sentirse como dolor en los dientes.

¿Cómo saber si se tiene caries?

  • El primer signo puede ser la sensación de dolor al comer algo dulce, muy frío o muy caliente.
  • A veces, las caries tienen aspecto de manchas marrones o blancas en las piezas dentarias.
  • Las caries son la principal pero no la única causa del dolor dental.

Uso de medicamentos:

  • De aplicación local para insensibilizar la zona:
    • Se puede aplicar un producto anestésico aprobado para venta libre.
    • Permite insensibilizar los dientes y las encías para aliviar el dolor durante algunas horas.
  • Tomar algún analgésico:
    • Antes de acudir a la consulta odontológica, podría usar un analgésico o un antiinflamatorio aprobados para venta libre que ayudan a aliviar temporalmente el dolor leve a moderado, pero hay que tener cuidado de no administrarlos en los niños sin autorización del médico.
    • Se debe administrar sólo las dosis indicadas en el prospecto del medicamento aprobado por la autoridad sanitaria.
    • Entre los diversos analgésicos de venta libre se encuentra el FINALÍN FORTE que contiene 500 mg de paracetamol que es un analgésico usualmente seguro y no suele producir reacciones adversas. Puede tomar 1 a 2 grageas cada 6 horas.

Acudir al odontólogo:

  • Es imprescindible acudir al odontólogo para que identifique la causa y efectúe el tratamiento específico, porque el dolor constante y punzante puede dificultar o impedir la masticación, el habla y producir insomnio.
  • Asimismo, cuando el dolor es intenso o se siente que se propaga a otras áreas vecinas como el oído, cabeza o garganta, es urgente consultar con el odontólogo.

Consultar de inmediato en todos los casos en que se manifieste:

  • Dolor por más de 1 ó 2 días.
  • Síntomas de infección (hinchazón, dolor al morder, encías enrojecidas o secreción de mal olor).
  • El dolor vuelva a aparecer después de pocos días.
  • Cuando haya sangrado por más de 2 días.
  • Cuando el dolor de muela no alivie con los medicamentos o con los remedios caseros que a veces se usan.
  • Mucha sensibilidad de los dientes que impida alimentarse o tragar.
  • Una fractura en el diente.
  • Fiebre.

Limpiar la boca correctamente para prevenir el dolor dental:

  • Una de las mejores formas de evitar que el dolor de los dientes se repita es cepillarlos todos los días y hacer una consulta periódica con el odontólogo, por lo menos 1 vez al año.
  • El proceso de limpieza debe concluir con un enjuague bucal para eliminar las partículas y los restos de comida que queden. El enjuague se lo puede efectuar con un antiséptico apropiado que lo puede adquirir en las farmacias.

Esperamos que estos consejos te hayan servido para que alivies ese molesto dolor dental y recuerda seguirnos en nuestras redes sociales para que puedas conocer más consejos o contenido.